METODO DIRECTO:
En este método se presentan las fuentes de efectivo para las operaciones y los usos de éste; la principal fuente de efectivo es el que se recibe de los clientes y su uso está representado por el efectivo pagado a proveedores (por compras de mercancías o pago de servicios), y el efectivo pagado como sueldos y salarios a los empleados. Es de esta relación que se genera la diferencia entre los ingresos de efectivo y los pagos de efectivo dando origen al flujo neto de las actividades de operación.
METODO INDIRECTO:
Por este método se presentan los flujos de efectivo de operación empezando por las utilidades netas y ajustándolas a ingresos y gastos que no se relacionan con el ingreso o el pago en efectivo; en otras palabras se ajustan los ingresos netos para determinar la cantidad neta de los flujos de efectivo por actividades de operación.
Este método establece que las empresas que deciden no proveer información de acuerdo al método directo sobre las principales clases de cobranzas y pagos relacionados, deben indirectamente, determinar y reportar el mismo importe de flujo de efectivo por actividades de operación.
La característica principal del método directo es que la fuente de efectivo de las operaciones, es el efectivo que se recibe de los clientes. En el método indirecto la principal característica es que un cambio en cualquier cuenta de balance, puede analizarse en términos de los cambios que registran las otras cuentas del balance general, es decir, que si cambia la cuenta de efectivo, entonces también debe cambiar una cuenta de pasivo, el capital contable de los accionistas o una cuenta de activo que no representa efectivo.
El método Directo tiene la ventaja de presentar las fuentes y los usos del efectivo en el Estado de Flujos de Efectivo; aunque quizás no siempre este disponible la información necesaria y por lo tanto puede resultar costoso recabarlos.
La ventaja del método Indirecto es la de concentrar las diferencias entre las utilidades netas y los flujos de caja por operaciones; pero no refleja los importes brutos de los principales componentes de las cobranzas y pagos por actividades de operación.